El misterioso arte de la poesía



No creo que exista senda de mayor importancia en la búsqueda del hombre que la poesía. A través de ella nos acercamos al verdadero misterio de la creación. Ser poeta es lidiar con el misterio, desgarrarse la carne con el espíritu hacia lo divino, hacia la visión de nuestra naturaleza humana. La poesía es la más porfiada y la más certera actividad del hombre en su lucha por desentrañar el misterio de lo creado. Es la madre de la filosofía y, por ende, de todas las ciencias. La filosofía —un camino que también conduce al mismo afán— se encuentra, en sus pacientes escarceos, lejanamente distanciada del resplandor que es la meta. Y todo ello porque prescinde del arte, de jugar con el misterio, de crear un misterio sobre otro misterio para arrancar la luz de la concatenación de oscuridades.

Cuando la poesía que uno lee es auténtica, toca el fondo de uno mismo, allí donde se esconde el sentido oculto de la existencia, y parece acercarnos a lo trascendente, al eslabón perdido con la divinidad.

La poesía que emociona, que “toca el fondo”, se basa en dos cimientos imprescindibles que no se pueden soslayar: el contenido, el mensaje, el hecho que se desea trasmitir; y la forma, la manera en que se quiere plasmar el pensamiento. Ambos cimientos están condicionados, no por una convención del hombre, sino por la naturaleza misma de lo poético: el contenido debe contener misterio, y la forma debe contener música. Aclarando que el misterio no significa turbiedad; ni la música, ritmo edulcorado. El poeta, como un ciego, debe andar en la sombra sin caer en el abismo, y tiene la misión de llegar a su destino en cada poema; y, así mismo, como un bailarín honesto, debe danzar sin caer en el mecanicismo de sus pasos, y tiene la misión de encontrar su propio ritmo, el lenguaje que armonice con su pensamiento poético.

Por todas estas razones es que el estudio de un buen poema, requiere ser indagado en fondo y forma, para encontrar en la amalgama el verdadero placer estético. Encontrando los sutiles lazos que producen la armonía de la obra, se logra abarcar toda su belleza.


.

sábado, 30 de abril de 2016

Consideraciones sobre los poemas crípticos o herméticos




Podríamos teorizar sobre la aprehensión de un poema, en el sentido de analizar la respuesta intelectual y emocional del lector ante su lectura. El modo de aprehensión de un poema no puede ser generalizado, así como no puede aceptar únicamente la voluntad interpretativa del autor.

El mensaje del autor de un poema no es siempre aceptado por el lector según la perspectiva de aquel, porque cada lector interpreta los símbolos del poema basado en su riqueza cultural, en su profundidad intelectual y en la experiencia de su propia vida. Por esta razón, la trasmisión de un mensaje que conlleva un poema, puede variar significativamente de la comprensión emotiva que le dé el lector.
Teniendo en cuenta este fenómeno que se da entre autor y lector, es importante que esa variación de interpretación no sea arbitraria; es decir, que el lector no cree o invente otro poema. Y, para que esto no suceda, el poeta no debería escribir poesía que plantee adivinanzas o jeroglíficos, so pena de quedar aislado en su propio mundo. La poesía no debería ser un juego de acertijos, donde los símbolos personales del poeta lleven el texto creado a un hermetismo insuperable o, en todo caso, a la necesidad de que el mismo poeta creador nos facilite la llave para acceder al mundo polisémico de su poema. Advertirá el lector que hablo de “mundo polisémico”. Con esto quiero significar que no se exige al poeta un mensaje llano, explícito, racional. No, de ninguna manera. Lo que se pide es que el poema no sea una tumba cerrada a las posibilidades de aprehensión. En este punto, podría objetarse que el problema de aprehensión depende mucho del grado de agudeza mental poética que tenga el lector, y de que existen poemas que son aparentemente impenetrables, pero que, en el fondo, sólo necesitan ser estudiados, analizados, diseccionados, para acceder a sus mensajes. Reconozco que estos poemas existen (Mallarmé, Valente, Celam, etc), cuyos poemas son, poco a poco, rescatados, por los analistas, del hermetismo simbólico e intelectual. No me refiero a este tipo de poemas, sino a los que son encriptados de adrede, como método de composición, sin dejar pistas que pudieran llevar a acceder a sus mensajes. Una cosa es el hermetismo nacido de una mente profunda, y otra el que nace de una mente que pretende ser profunda.

Sabemos que el lenguaje funciona de una manera especial cuando encara una creación poética. En el habla común, el lenguaje queda sometido a la realidad; esto quiere decir que el lenguaje trata de recrear la realidad según el significado que la convención social ha asignado a las palabras. El proceso es denotativo. Sin embargo, el lenguaje poético es especializado, es connotativo, lo cual significa que el poeta, utilizando palabras, cláusulas semánticas que, muchas veces, no tienen relación unas con otras, crea una realidad nueva, que es muy distinta de la realidad que avizora el hombre de habla común. En este punto no está demás señalar que en el habla común se puede dar, en algunos casos, una cierta irrupción en el campo connotativo que puede provocar la emoción poética; mientras que, por otro lado, en el lenguaje utilizado en un poema se puede caer en el campo denotativo.

connotar.
(De con- y notar).
1.         tr. Ling. Dicho de una palabra: Conllevar, además de su significado propio o específico, otro de tipo expresivo o apelativo.

denotar.
 Del lat. denotāre.

1. tr. Indicar, anunciar, significar.
2. tr. Ling. Dicho de una palabra o de una expresión: Significar objetivamente. Se opone a connotar.


Aquí yo señalaría que ese lenguaje connotativo no significa que el poeta deba esconder de adrede del lector la nueva realidad creada. Yo diría que poemas de estas características son poemas fallidos; y, entre estos, incluyo a los poemas surrealistas ortodoxos (el automatismo psíquico puro que elude absolutamente a la razón), porque la característica comunicacional exigida a todo poema queda anulada, destruida. Se podrá aludir que los mensajes de los poemas herméticos y surrealistas son, precisamente, la negación y la carencia de mensaje, y que el lector tiene la opción de disfrutar de las incomprensibles pero curiosas voces que llegan del abismo interior del poeta; pero, sinceramente, esto me resulta ya un sofisma poético.

Un poema, cuyo carácter es esencialmente comunicativo, necesita que existan, como condición sine qua non, cuatro particularidades:1.- Objeto o Realidad. 2.- Poeta. 3.-Poema. 4.- Lector. El proceso se vuelve obvio cuando el mensaje carece de connotación (se vuelve denotativo); es decir, se remite a la descripción de un hecho corriente: “Luís pasea con María por el parque”. La cosa se complica cuando el mensaje es susceptible de ser interpretado por el receptor en una clave distinta a la del emisor: “Luís pasea con María por los sueños del futuro”.

El lenguaje poético, en su generalidad, pertenece al grupo del lenguaje connotativo. Es evidente también que tanto el poeta como el lector poseen miradas y percepciones distintas de la realidad, sus respuestas mentales nacen de conclusiones existenciales distintas. No resulta extraño, entonces, que un mismo mensaje tenga tantas derivaciones como lectores.

Ya no dudamos, entonces, de que la poesía posee un lenguaje connotativo; es decir, que lo expresado por el poeta puede llegar al lector con significados transformados, y que pueden no ser los mismos que los del autor. Pero, creo que dichas connotaciones conllevan, a su vez, ciertos lazos sutiles que no deben permitir al lector caer en interpretaciones arbitrarias del poema. El mensaje del poema, estando enriquecido por un abanico de sugerencias (polisemia), tendría que estar limitado, sin embargo, por un código de la aprehensión; es decir, no llevar al lector a intentar, con “palos de ciego”, encontrar una interpretación caprichosa (o íntimamente unipersonal), forzando su intelecto y su imaginación, de dicho mensaje (tal como sucede en encontrar formas lógicas en las manchas de las paredes o en los matices de sombras que proyectan las nubes). Debería estar regida por una ley tácita de probabilidades receptivas. Cuando la interpretación se dispara hacia ángulos absolutamente arbitrarios es cuando el poema, digo yo, ha sido desnaturalizado en la mente del lector, y pierde su característica primordial, cual es el de la comunicación. Quiero creer que la poesía es trasmisión de impresiones, de emociones, además de sugerencias de cosmovisiones que, tal vez, el poeta sólo lo intuyó; pero que, en la mente lectora, adquiere la naturaleza de realidad creada. Pero, lo cierto es que, no debería, yo, lector, estar inventándome (o adivinando) mensajes del contenido de un poema. Ese enfoque diferente que el lector ha percibido, no puede chocar diametralmente con la visión creada por el poeta.

Estoy también de acuerdo sobre esa convicción de que la poesía debería ser un viaje, una aventura, una búsqueda de uno mismo; pero, no deberíamos olvidar nunca que todo lo que se escribe está dirigido a un lector (sin el cual, la obra poética no existe). ¿Qué significa esto? Que la poesía es comunicación pura. Y esto, a su vez, ¿qué significa? Que el mensaje poético engendrado en la mente del poeta creador busca un lector que asimile ese mensaje, que lo amplíe, que lo enriquezca, que le aporte su propio “mapa mental”; pero que, de ninguna manera, se dispare hacia otro mensaje distinto, contrapuesto, nacido de un proceso adivinatorio.
Trascribo la definición del Drae, con las acepciones que interesan en este texto:

adivinar.
(Del lat. addivināre).
2. tr. Descubrir por conjeturas algo oculto o ignorado.
3. tr. Acertar lo que quiere decir un enigma.
4. tr. Acertar algo por azar.

Quisiera agregar, a modo de anécdota, que este problema, suscitado por la poesía críptica (tan en boga en nuestros tiempos), ejerce sobre mí una enorme desazón y duda poéticas, que hasta hoy no he podido desentrañar. Incluso, soy más inclinado a aceptar y comprender la naturaleza de un poema surrealista o creacionista (ya que carecen de trampas compositivas), antes que la de un poema hermético o críptico, cuya cripta es creada por el poeta creador, y cuyas llaves se las guarda, impidiendo toda posibilidad de comunicación. Todo campo de la actividad humana posee sus propios límites; así, pues, rechazamos que la poesía sea un arte infinitamente libre. Y, teniendo en cuenta que en este trabajo sólo hemos encarado la relación autor-lector, considerando el tema desde un punto estrictamente semántico, yo creo que este principio aquí defendido, debe aplicarse también a la forma poética (pero este es ya un tema para otro trabajo).


No hay comentarios: